Teruel

Calomarde, a orillas del blanco río

Calomarde es una población serrana situada en el corazón mismo de la comarca de la Sierra de Albarracín. Se halla rodeada de grandes peñascos, potentes alfaguaras y una amplia y feraz vega regada por las aguas cristalinas del río de la Fuente del Berro, también conocido como el río Blanco.

Innumerables publicaciones hablan de Calomarde como topónimo de reciente creación, a través del cual se honra la figura de Francisco Tadeo Calomarde, el que fuera mano derecha del borbón absolutista Fernando VII.

Inicio del sendero

Nació en Villel, en 1773, una localidad situada a más de una hora de Calomarde y a tan solo diecisiete kilómetros de Teruel. No existen lazos sociales, políticos o económicos que vinculen a este villelino con Calomarde.

Choperas de ribera
Calomarde y su prolongada huerta en 1957
Fuente: Fototeca Digital, vuelo americano serie B

En cambio, en el siglo XII, ya aparece en documentos de la época como Calomar, en tanto aldea de Albarracín bajo dominio del señorío de la familia navarra de los Azagra. A decir del capellán de Santa de María de Albarracín Oveco (o Petro) de Calomart, los colonos calomardenses ya habían tomado posesión de sus tierras en 1189.

El Moricacho de Calomarde

Algunos siglos más tarde, en el censo demográfico del Conde de Aranda de 1768, cinco años antes del nacimiento del valido de Villel, ya figuraba como Calomarde.

En la presa de los Ahogados

Lo literario y lo legendario hablan de Peñascales y Vallehondillo como germen del actual Calomarde, pero no es más que un relato fantástico que se ha dado equivocadamente por bueno.

Guillomos rupícolas
Gradas barridas por la erosión

Lo que nos ha traído hasta aquí hoy es descubrir la obra paciente del río de la Fuente del Berro o Blanco, que ha esculpido una formidable red de encajonamientos surcados por cauces principales y subafluentes.

Tramos de gran belleza

El Karst se impone en esta zona de la Sierra de Albarracín y modela su paisaje con contundencia.

Rebosante
A las puertas del Puente de la Toba

Para poder horadar las duras calizas jurásicas ha tenido que adoptar una silueta meandriforme, con escarpes muy marcados y huellas de modelado periglaciar representadas por canchales activos, derrubios estratificados y fracturas inclinadas en las laderas del barranco que conforman descarnados graderíos de calizas.

Y, abajo, que es por donde transitamos nosotros sin perder de vista las alturas,  el agente modelador, el arquitecto jefe de Calomarde, un río vivo, impulsado por un otoño muy húmedo y generoso.

Transitamos por las entrañas del Cañón de los Arcos, una auténtica inmersión en la naturaleza más exuberante de la Sierra de Albarracín.

¿Quién puede decir que esto no es un regalo?

La salida se produce en el Molino de Abajo, uno de los dos molinos que son testigos estáticos de nuestros pasos durante esta ruta. Ambos presentan un estado de ruina absoluta, pero evidencian un pasado no muy remoto donde las aguas del río Blanco servían para sustentar una economía precarizada.

Molino de Abajo
Molinos de las Pisadas (punto rojo) y Abajo (punto verde) el 28 de junio de 1957. Profunda humanización del entorno
Fuente: Fototeca Digital, vuelo americano serie B

Así lo deja por escrito en 1847 Pascual Madoz, que habla de una producción “con tal escasez, que no bastando para el alimento de los habitantes, muchos de ellos tienen que emigrar en la temporada de invierno y buscar trabajo en las provincias interiores y meridionales”.

Populus tremula…
… que colorea de rojo la hierba

El siguiente molino, también prácticamente desaparecido, es el de las Pisadas. Forma parte de un modesto complejo industrial de carácter rural que acogió el propio molino, de notables dimensiones, la casa del molinero, un amasijo de ruinas, campos de labor, aún hoy cultivados, un pajar y una tejería, también edificios vencidos.

Tapices de otoño
Casa del molinero de las Pisadas

El origen del topónimo de este molino tiene un sustrato legendario, donde los protagonistas son el diablo y un pastor incauto, y el escenario un bosque vedado. Al margen de fábulas, este foco de aprovechamiento humano tuvo y aún tiene sentido práctico dentro de estas montañas duras, incultas y batidas por extremos meteorológicos.

El río amarillo

En esta hondonada aluvial, el río de la Fuente del Berro propicia unas tierras amables, de buen cultivo, antes de encañonarse. El acceso al agua es inmediato, de ahí el establecimiento de una tejería, de la cual todavía es observable la boca del horno. Peores condiciones tendrían los del molino de Abajo, prácticamente inmersos en las angosturas kársticas del cauce, con unos aprovechamientos bastante más exiguos.

Aguas de cabecera

Caminamos ya por la cabecera hidrográfica de nuestro río, por relieves dulces casi exentos de pendiente. El manantial de la Fuente del Berro está pletórico, cómo no. Es el origen fiable de este río, nacido en el término de Frías.

Tramos altos serpenteantes

Pero hoy vamos a tener la suerte de ver todas las ramificaciones hídricas del más importante afluente del Guadalaviar en su curso alto. Periódicos carteles nos indican que estamos ante “aguas de alta montaña”. Más arriba de la Fuente del Berro, toma el nombre del barranco de los Corrales de la Hoz, desarrollado por una sucesión de brazos tributarios que afluyen en todas direcciones.

No hay cauce sin agua

Los pinos negros, habituados a estos fríos punzantes, empiezan a exhibir sus retorcidos fustes. También hace acto de presencia la sabina rastrera, la que se desliza por el suelo para aprovechar el mínimo atisbo de calor de estos suelos esqueléticos. Puro Teruel interior.

Niebla cerrada en la Muela de Frías

Últimos pasos por la Muela de Frías, que albergó un antiguo poblado de 7,4 hectáreas, el del Castellar, habitado desde la Edad de Hierro hasta el siglo II a. C., con hallazgos de terra sigillata. También hoy, aunque en menor medida, estos páramos en altura se siguen cultivando como lo hicieron las tribus celtíberas y los árabes. No nos desviamos tanto del camino que otros abrieron.

Clavaria truncada, la seta dulzona utilizada en repostería

Estos últimos fueron los  artífices de la domesticación de estos yermos siguiendo un modelo de hábitat disperso en alquerías y masadas, antes de que a finales del siglo XII los Azagra mandaran establecerse a los nuevos colonos en las vegas más fértiles.

Iglesia de la Asunción de Frías y cerro del Castillo

Llegamos a Frías, que hace honor a su nombre. Una espesa niebla nos envuelve y nos invita a seguir caminando, pues la quietud en estas condiciones no es buena consejera. Una fina lluvia decide que es el momento ideal para calarnos de frío.

Descenso a Frías

En su término nacen el maltratado río Tajo, el más largo de la península ibérica, que concluirá su dilatada travesía en el Atlántico, y el río Cabriel, el tributario de mayor entidad del Júcar, que lo hará en el Mediterráneo. No muy lejos surgen el Cuervo, el propio Júcar y también el Guadalaviar, que tomará el nombre de Turia en Teruel.

Muy frío otoño

Decidimos volver, la niebla nos niega un paisaje que solo adivinamos. Por camino ya conocido, arribamos a la altura del Molino de Abajo, donde tomamos el sendero que siempre patearon los habitantes de estas montañas.

Ellos nunca anduvieron por pasarelas metálicas, sino por estas líneas pisadas que el tiempo no ha conseguido borrar y que nosotros ahora rendimos homenaje con nuestro paso.

Molino de Abajo

Desde estas cotas, se puede admirar la obra de nuestro río. Es realmente bello contemplar el poder transformador del agua, en actitud callada y pertinaz.

Molino de Abajo desde arriba
Libros abiertos de geología

Pasaremos por la cueva de las Albardas y saldremos al camino principal por el barranco de Mingomarco. La lluvia arrecia.

Sendero aéreo

Buscaremos refugio y calor en la Posada de Calomarde, justo al lado de la iglesia de San Pedro Apóstol del XVII, donde, misteriosamente, se hallan encastrados dos sillares funerarios de época romana, concretamente del siglo II d. C, en plena época flavia.

La inscripción traducida del sillar votivo sería: “A Lucio Terencio Crescens, hijo de Lucio, de la tribu Galeria, a Maria Ammia, a Lucio Terencio Firmo, hijo de Lucio, de la tribu Galeria y a Lucio Terencio Firmano, muerto a los 22 años. Valeria Severa a sus suegros, a su esposo y a su hijo”.

Como se indica, los muertos pertenecerían a la gens Terentii (Terencios), que obtendrían la ciudadanía romana directamente de los Flavios, y pertenecerían a la tribu Galeria, también presente en los monumentos funerarios de Rubielos de Mora y la Iglesuela del Cid.

Con toda probabilidad, habría existido en las inmediaciones una calzada o vía romana con un mausoleo, del que provendrían estas piedras funerarias. La romanización también fue intensa en estas quebradas montañas.

Delicada iconografía con pámpanos y vides

Se acaba aquí esta ruta bella, intensa y llena de matices. Caminos de agua que nos han permitido descubrir la vertiente más generosa de la Sierra de Albarracín, la de los grandes acuíferos, donde Calomarde brota como un árbol más a la vera de su río.

Ruta completada:

Barranco de la Hoz desde Calomarde

Fuentes de consulta:

Gonzalo Pérez, Esperanza (2012). La inscripción de los Terentii de Calomarde (CIL II 3172) (pp. 13-32). Tramacastilla: Centro de Estudios de la Comunidad de Albarracín

Martínez González, Javier (2008). Comarca de la Sierra de Albarracín. Gobierno de Aragón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s