Zaragoza

Used, territorio pionero de frontera

Used se ubica en la cuenca endorreica de Gallocanta, en vecindad con la Sierra de Santa Cruz que se levanta a sus espaldas. Grandes rebollares y encinares se aprietan en este rincón de la Ibérica zaragozana como muestra relicta de las grandes extensiones que se asentaron también en las llanuras, ahora cerealistas.

Luces que hacen brillar la tierra

La Sierra de Santa Cruz, perteneciente a la Rama Occidental de la Ibérica, es una vieja estructura paleozoica con predominancia de cuarcitas y pizarras muy fragmentadas.

Marcescentes, perennes y caducas

Todos los regatos y arroyuelos que descienden de sus laderas terminan muriendo, antes o después, en la laguna de Zaida, un complejo lacustre único en España, regulado artificialmente por «la Parada», una presa con la que los usedanos gestionan desde el siglo XVI la inundación o desecación de este paraje en años alternos.

Cerro del Castillo

El Berrocal o la Almenara Alta, situado a más de 1430 metros sobre el nivel del mar, es el punto culminante no solo de Used sino de todo el Campo de Daroca. Pocos lo saben, pero ahí está, y hasta ella ascenderemos para recibir una lección de cómo interpretar el paisaje.

Grandes masas forestales

Pero antes recorreremos tierras de labor rojísimas, de sustrato arcilloso, que remontan dulcemente las primeras estribaciones de la sierra, antes de que esta muestre su caparazón paleozoico vetado al aprovechamiento agrícola.

El huidizo Arroyo de la Almenara

Muretes vetustos, sabiamente izados, delimitan antiguas parcelas que debieron acoger edificios auxiliares destinados a explotaciones ganaderas en extensivo. Se atisban pequeños cerraus, cerrados o cerradas, escuetas fincas circundadas por muros de piedra seca para aprovechamiento mixto.

Embalse de las Fuentecillas

En el Embalse de las Fuentecillas o de la Almenara se acopian las aguas de la sierra, este año abundantes. En estas tierras se sigue viviendo de las rentas de un invierno espléndido. Por mínimos barranquillos se deslizan hebrillas cristalinas de aguas que brotan de la misma tierra.

Camino a la Fonseca

Desde este lugar, hoy un pantanillo, partía la continuación del Camino de Used a Orcajo por el Arroyo de Valdemolinos, que alcanzaba su cénit en el Collado del Puerto y declinaba prácticamente en línea recta hasta la localidad de Orcajo.

Torralba de los Frailes en la lejanía

Quién diría hoy que por aquí progresaba un camino histórico que unía las cuencas de Gallocanta y del Jiloca a través de un paso de montaña.

Puntos verdes: tramo del camino Used-Orcajo desde el hoy pantano hasta el Collado del Puerto.
Punto rojo: camino real hacia el Puerto de Used
Fuente: Fototeca Digital IGN, 2 de agosto de 1956
Ocres entre ocres en dirección a la laguna de Guialguerrero y Cubel

En la conocida como Umbría del Castillo se observan bien los pisos forestales de este recuenco forestal orientado al sol de la tarde. Acabamos de superar el escalón de los carrascales, tanto más mermados cuanto más cerca de Used. Ahora, se despliegan ante nosotros tapices ocres de robles rebollos (Quercus faginea). Más arriba, los marojos (Quercus pyrenaica), los robles más necesitados de humedad, se mezclan en menor número con sus parientes más adaptados a la desecación ambiental.

Panorámica de la Sierra de Santa Cruz

Toda esta foresta es humedecida por las aguas engañosas de un arroyuelo, el de la Almenara, que se interna en las innumerables fracturas del terreno y cuya presencia acuática se diluye o se manifiesta espontáneamente.

Se llega al Collado de la Fonseca, el de previsible menor importancia histórica para los usedanos, habida cuenta de que de él solo partía un sendero pedestre de montaña que conectaba con el antes mencionado camino de Orcajo.

Orcajo y Murero. En la lejanía, Langa del Castillo y valle del río Perejiles

Desde este altozano, hemos de buscar por un camino de jarales la cima de la Almenara Alta o el Berrocal, atravesando previamente el puntón de la Almenara Pequeña, que queda algo orillado de la senda.

La medieval Daroca

Desde el techo del Campo de Daroca, se disfruta de un panorama difícil de olvidar, al encontrarnos en el cielo de la divisoria de aguas entre el complejo endorreico de aguas estranguladas de Gallocanta y la cuenca de aguas libres del río Jiloca.

Used, Cerro del Castillo y embalse de la Almenara, de donde venimos

Nos encontramos en el vértice de separación de dos mundos: uno al norte, cuya escabrosidad solo se debilita en las fértiles llanadas de la vega del Jiloca; otro al sur, un altiplano cerrado, feraz, empapado por las aguas de numerosos manantiales y navajos.

El espejo de la laguna de Gallocanta
Panorámica de la depresión endorreica de Gallocanta

La toponimia del Berrocal, coincidente con la del cercano pueblo de Berrueco, alude a la presencia de pedregales y peñascos de naturaleza caótica. Un poco más abajo de la cima, de camino al Collado de las Tamarillas, partía la senda pedestre del Berrocal, que también tenía como destino el pueblo de Orcajo.

Las planicies de cultivo de Castejón de Tornos

En este preciso collado está atestiguada la presencia de un poblado del Bronce, que pervivió hasta época prerromana.

Atea, Acered y Moncayo

Se acomodaba en tres terrazas orientadas al mediodía desde donde se controlaba visualmente los caminos más importantes que vertebraban la llanura. Su inverosímil altura y coronada localización constituían su mejor y más lógica defensa.

Gallocanta en el descenso

Nos toca ahora atravesar la cuerda oriental de esta sierra, en un constante sube y baja, entre mínimos collados y panorámicas cada vez más amplias de la Sierra de Valdelacasa y el complejo lagunar de Gallocanta.

Laguna de Zaida y Balsas grande y pequeña de naturaleza salina entre los términos de Used y Santed

Antes de bajar a Used, conviene encaramarse hasta el prominente Cerro del Castillo, del cual no parece haber estudios o prospecciones. Tan solo se manifiestan una serie de mampuestos irregulares que pudieran haber pertenecido a alguna estructura en altura y una fuente o aljibe excavado en la roca.

El destacado Cerro del Castillo

Escasos restos, poco o nada apreciables, pero indudablemente ocupamos una posición absolutamente estratégica.

Las sierras de Santed, Gallocanta y Berrueco. Al fondo, la Sierra Palomera

No hay nada de la llanura de Gallocanta, desde Cubel hasta Bello, que escape al campo de visión de este espolón. Por supuesto, en una hipotética funcionalidad medieval, el control de la raya con Castilla es preciso y milimétrico.

Used y su laguna
En segundo término, Cerro de la Atalaya, lugar estratégico con diversas fases de ocupación
Rojo: Used; azul: Cerro de la Atalaya; verde: Navajo de los Prados; amarillo: Cerro del Castillo
Fuente: Fototeca Digital IGN, 2 de agosto de 1956

Used, ahí abajo, espera pacientemente en el llano. Lo primero que destaca es su profusión de casas solariegas. A la entrada por el antiguo camino de Gallocanta, en la plaza de la Iglesia, en la plaza de la Obra… ¿A qué se debe tal despliegue de privilegios?

Más información de esta casa en @casadepueblo de Instagram

Sencillamente, a que fue Primer Lugar de Aragón en el Camino Real de Madrid a Barcelona por Zaragoza, lo que se traducía en un hervidero de gentes, viajeros ilustres y comitivas reales. Todo el que, mejor o peor pertrechado, arribara desde tierras castellanas a Aragón, debía pasar inevitablemente por Used.

Nevera de Used
Conjunto urbano desde la nevera

Los siglos XVI y XVII fueron de extraordinario dinamismo en esta tierra. De esta época datan la iglesia de San Pedro y San Pablo con su galería de arcos desde donde se esconjuraban tormentas, la fuente vieja, la ermita del Rosario que sigue patrones tardorrománicos —hoy empleada como almacén—, la Posada del Camino Real y la práctica totalidad de las casas infanzonas.

Detalles modernistas en una casa de 1929

El ocaso llegó con el «Decreto de abolición de los fueros de Aragón y Valencia» implantado por el Felipe V, el primer Borbón que reinó en España, que aniquiló los fueros y costumbres de estas regiones históricas asimilándolas a las leyes de Castilla.

Iglesia con galería porticada

Bajo su reinado, Calatayud y el valle del Jalón adquirieron mayor preponderancia en detrimento de Daroca y el pasillo del Jiloca.

Arquitectura popular de fachadas encaladas

Si en el siglo XVIII el Camino Real de Used experimentó un lento pero inexorable declinar, el XIX fue la confirmación de la tendencia iniciada un siglo antes.

Escudo de armas de 1609 en el que se puede leer mal que bien: «A estos dos polos asida empero yamas venc[ida]»

En el entretanto, y merece capítulo aparte, se levantó uno de los palacios más fascinantes y al tiempo más denostados del barroco aragonés. Su condición de inacabado lo relegó al ostracismo. El hecho de haber sido destinado a vivienda a mediados del XIX tampoco ayudó a su conservación original.

Palacio hoy destinado a vivienda y otros usos

Su autoría, que ha dado lugar a confabulaciones entre los propios usedanos, y su datación se ignoran. Se le supone levantado en el efervescente siglo XVII, aunque el fraile Pedro José de Parras ya anota el abandono de las obras en su diario de viaje en 1749.

Su planta cuadrangular única, su imponente decoración geométrica, sus grandes bloques sillares perfectamente escuadrados, procedentes de la cercana cantera de Zaida, y sus proporciones áureas hablan de un trabajo bien rematado, minucioso y pensado para deslumbrar.

Indudable hechura religiosa de la Ermita del Rosario del XVI, hoy almacén

El periplo de Used asombra por su densidad. Desde los primeros pobladores hasta los hoy residentes, todos han sabido sacar partido de una tierra fértil, mimada y atesorada, a pesar de la manifiesta miopía institucional. Sigue ostentando la capitalidad histórica de la subcomarca del Campo de Used, por habitantes y servicios, por ganas y derechos.

Las historias en estos pliegues del mapa importan y bullen, y su divulgación no es tanto merecida como necesaria, para combatir la rémora de una sociedad aculturizada, acrítica y con las raíces atrofiadas.

Ruta completada:

Almenara Alta desde Used

Fuentes consultadas:

Sánchez Sánchez, Alberto (2013). García Mercadal y la obra inconclusa de Used, “Primer Lugar de Aragón” en el Camino Real de Madrid, en su contexto histórico. Revista Xiloca 41: Calamocha.

Muñoz Bello, Ángel (1991). Yacimientos arqueológicos y otros lugares de interés del Campo de Bello (II). Revista Xiloca 7: Calamocha.

Vídeo de migración de grullas grabado en la laguna de Zaida:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s