Zaragoza

Valdenaza, el enlace de Calcena con Aranda de Moncayo

Calcena es la misma esencia de la Celtiberia: mucha piedra y poca tierra. Lugar de labriegos, jornaleros, pastores, carboneros y mineros. De fuentes íntimas y evidentes. De cuevas, simas y barrancos. De cobijo encañonado a la sombra del Moncayo más calizo.

Calcena desde San Roque

De un río Isuela que nace en Soria, que engorda su caudal en la fuente de la Carrasca de Purujosa y que se perpetúa en la Fuente de Calcena, para adquirir una adultez temprana que ya no abandonará.

Río Isuela en dirección a Purujosa

Su economía siempre se sostuvo en el primario, con una más que notable extensión de pastos ganaderos, una confinada pero feraz huerta sazonada por unos aportes fieles de fuentes y arroyos y un monte preñado de carrascales que ardió y se batió incansablemente para obtener el preciado carbón vegetal.

Camino viejo de Calcena a Aranda

La presión demográfica, la clausura definitiva de la actividad minera y la falta de terrenos aprovechables motivaron que Calcena exportara, a principios del siglo XX, carboneros a otras regiones colindantes.

DSC04801 (Copiar)
Robledales antaño carboneados en la Similla

Estos formaban parte de unos ciclos económicos precarios que, por pura necesidad de ofrecer un tajo del que vivir, castigaban en exceso a unos bosques incapaces de reponerse al filo del hacha.

DSC04807 (Copiar)
Campos de labor a la vera del Corral de Carraranda

También Calcena conoció desde bien antiguo la explotación de las minas de Valdeplata, cuyo conocimiento y primeros aprovechamientos se atribuyen a los pueblos celtíberos diseminados en torno a la gran montaña.

Retales del camino antiguo

La intermitencia en esta industria se debe a los vaivenes históricos en la aplicación de los metales extraídos y a la postrera falta de rendimiento económico en unas galerías que padecían incesantes problemas de anegamiento.

DSC04813 (Copiar)
La Plana de Calcena

Si Moncayo es la montaña que cierra a Calcena por el norte, con un despliegue de cortadas y rigores kársticos culminados por la Plana de Valdeascones y las muelas de las Peñas Albas, el Tablado es la sierra que se abre al sur con pendientes y terrenos más amables, de relieves alomados, ideales para el establecimiento de actividades agroganaderas.

Dehesas en Valdepardo

Es la Plana de Calcena, la meseta que los calcenarios parcelaron con sentido para cosechar el preciado cereal y los racimos de uva con la que elaborar el vino que envejecían en los toneles de las bodegas rupestres del pueblo. También para guardar los hatos en un amplio repertorio de corrales en discreta y necesaria convivencia con barrancos y fuentes.

DSC04853 (Copiar)
A lomos de la Sierra del Tablado

Muy diversos caminos trenzaban la Plana, especialmente reseñable el que conducía a Aranda de Moncayo por el barranco de la Similla a través del collado del Marojal. El nexo de los valles del Aranda y el Isuela, dos corrientes de agua genuinamente ibéricas que se funden en La Juntura de Arándiga.

DSC04865 (Copiar)
La blanca Calcena

También de enorme importancia fue la Cañada Real de Ganados que, desde el Alto de la Gimena se encaramaba a los altos de la Sierra del Tablado para vincular las nutridas cabañas de Borobia con Oseja, en una de las rutas de trasterminancia predilectas de los ganaderos castellanos hacia tierras aragonesas.

El Morrón de Purujosa y la Muela de Beratón

Desde estos puertos discretos del Tablado se observa un celaje especialmente bello, peinado siempre por la imponente presencia del gran Moncayo, el principal benefactor de este y otros pueblos como Calcena. Es el occidente abrupto y airoso de la provincia zaragozana.

DSC04921 (Copiar)
La Plana, las Peñas Albas y la Tonda

La Falla del Tablado es la que conecta los horizontes jurásicos moncaínos que tenemos enfrente —también en las célebres vías de escalada de las Peñas de Cabo—, formados hace unos 200 millones de años por una red fluvial de gran envergadura, con los depósitos cámbricos del Tablado que pisamos de areniscas, pizarras y limolitas de color verde oliva, precipitados hace 500 millones de años en ambientes marinos de respetable profundidad.

Corrales diseminados del Roble

En amplias mesetas y cañadas subsisten rudimentarios abejares, un recurso primario de primer orden en toda el área de influencia del Moncayo. La apicultura fue y sigue siendo, pese al práctico abandono de esta actividad, un sector pujante. Calcena llegó a contar con más de veinte abejares, algunos de ellos en pleno casco urbano.

Mirada hacia Valdeplata

Los inmensos horizontes de monte bajo y matorral, cuajados de fragantes salvias, cantuesos y jaras no han dejado nunca de ser el hábitat predilecto de las abejas. Cada primavera el aire se engalana con una danza frenética de zumbidos, al margen de que el ser humano saque provecho o no de sus ciclos vitales.

El amarillo obstinado del roble en el barranco homónimo

También fue habitual en las calles de Calcena y en sus montes, hoy de forma tristemente anecdótica, la cabra moncaína, la raza autóctona surgida en el Macizo del Moncayo por la hibridación de las cabras del primitivo tronco pirenaico con las propias del Sistema Ibérico.

Peñas de Cabo acompañando al río Isuela

En pleno apogeo, los rebaños de la Cabra del Moncayo ocuparon los territorios ibéricos que se adaptaban puramente a su ecología, es decir, Aragón, La Rioja, Castilla y Navarra. Hoy por hoy, todos los indicadores censales dependientes del MAPA marcan con fiabilidad una tendencia recesiva, lo que le vale la clasificación de raza en peligro de extinción.

Integración

En los últimos doce años de contabilidad censal, su número ha pivotado entre un máximo de 3331 animales en 2009 y un mínimo de 2510 en 2017. El número de ganaderías inscritas en el Libro de la Raza Moncaína fluctúa en la cuarentena y el número medio de animales por ganadería en la sesentena.

La lámina de cristal del Isuela

Todo ello sin que exista una alternativa ganadera fiable para correr los pastos que estas cabras rústicas siempre corrieron, porque los mayoritarios ganados ovinos entran poco o directamente no entran en las porciones de monte que siempre han privilegiado las cabras moncaínas. Las lógicas de mercado, que han primado la intensificación de las razas más productivas, han arrinconado a esta y tantas otras razas autóctonas, especialmente de caprino.

DSC04777 (Copiar)
Hogar, dulce hogar

Pese a ello, sus papeles medioambiental y de arraigo social son indiscutibles porque la moncaína lleva milenios adaptada a estos cortados, a estas ralezas y estos eriales rocosos. Nadie como ella sabe sacar provecho de cada brizna de hierba.

DSC04995 (Copiar)
Calcena por los huertos de la Calleja

Y es precisamente esta dialéctica mercantilista la que ha exiliado a estos rincones de la Ibérica, como Calcena, a ser meros contenedores de sueños oníricos de fin de semana, mientras la tierra, el aire y las montañas siguen clamando un futuro que existe, que es palpable y verdaderamente sostenible y que no quiere arruinarse más.

Ruta completada:

Pico Valdenaza desde Calcena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s